Cuando pensamos en qué le podría motivar a alguien a asistir a esta importante feria de vivienda que se realiza en el país, podemos imaginar múltiples respuestas…

Podría ser que yo quisiera ir porque necesito asesoría para poder contar con casa propia, porque ya no quiero seguir pagando alquiler, porque ya no quiero seguir incomodando a mi familia en una casa o una habitación que me prestan, porque ahora no tengo el dinero para comprar pero he escuchado que ahora hay opciones que yo podría valorar. En fin, múltiples situaciones y múltiples anhelos hay en las mentes y corazones de quienes hoy no tienen casa propia. Dentro de esa misión, procurando ofrecer soluciones para las familias de ingresos medios del país. Se asesora a los clientes que no cuentan con la capacidad financiera necesaria, para que planifiquen la compra de su casa mediante ahorros y ajustes a sus presupuestos. La oferta es para invertir o vivir y se trata de dos desarrollos habitacionales con cuotas desde los ¢ 150 mil.